Monthly Archives: julio 2014

Collar especial para galgo

Collar especial para galgos

Los galgos, por su fisonomía tienen el mismo diámetro de cuello que de cabeza, incluso a veces tienen más ancho el cuello que la cabeza, ¿qué ocurre si le colocamos un collar normal? pues que si se asusta o tira inesperadamente se le saldrá.

Por ello, el collar para galgo que se ha de utilizar es uno de tipo martingale o antiescape, ¿en qué consiste este collar? pues bien, tiene un sistema de cierre que cuando el perro no tira está abierto al máximo y al tirar se cierra.

El galgo suele ser una raza asustadiza y veloz, por lo que no debe arriesgarse a que en un momento dado por un ruido o cualquier otro acontecimiento, pueda asustarse, escape y salga corriendo.

Collar para galgo marrón Collar para galgo en reposo abierto.

Collar de galgo cerrado Collar para galgo cuando tira, cómo se cierra.

Para tomar las medidas del cuello, no se ha de hacer ni muy arriba ni muy abajo, tome las medidas en la parte central del cuello, tenga en cuenta que este collar no se abre mediante una hebilla o cierre sino que tiene que metérselo por la cabeza.

Cómo tomar medidas a un galgo

Lo ideal para que no provoque irritaciones ni alergias es que esté fabricado con telas de calidad y que su interior esté forrado con una tela 100% algodón.

Dado que estos collares son bastante anchos, lo ideal para su mantenimiento y limpieza es lavarlos a mano con agua templada y dejarlos secar estirados para que guarden su forma.

Estos collares son generalmente caros, casi todos los que existen en el mercado se realizan de forma artesanal con un diseño y componentes extraordinarios, el cosido a mano y su terminación, lógicamente llevan mayor coste en material y mano de obra.

Y además, ¡están tan guapos con ellos!

perro-de-viaje

Viajar con mi perro en autobús, metro, tren o avión ¿Qué transportín necesito?

Distintos transportines para perro para cada momento.

 

AUTOBÚS URBANO: en las grandes ciudades, los autobuses urbanos sólo aceptan perros tipo “toy”, en Madrid sólo perros guía y pequeños animales domésticos que se puedan transportar en bolsos para perros u otro tipo de transportines. En Bilbao también exigen que el can viaje en un transportín que no perturbe el correcto funcionamiento del servicio de transporte y en Barcelona son algo más restrictivos añadiendo a su reglamento el que el transportín en el que vaya el animal debe ser rígido, lo que excluye los bolsos de tela.

Perro en autobús

 

METRO:

En Madrid se admiten perros pequeños en su transportín, quedando al criterio del personal del metro el valorar si puede o no ser molesto o peligroso para el resto de pasajeros.

El metro de Barcelona está elaborando una normativa que sí va a permitir entrar a los perros, eso sí, con su correa no extensible y su bozal, como en otro países Europeos como Berlín, Bruselas, Amsterdam y Ginebra. La reforma está prevista para este verano del 2014, aunque a día de hoy (04/07/2014) todavía no está aprobada. Mientras tanto, como en el de Madrid.

Perro en metro

El metro de Bilbao establece que podrán viajar perros de hasta 8 Kg, pero no podrán tener contacto con el suelo de la estación, deberán ir con correa y en brazos o en un transportín cerrado.

AUTOBÚS INTERURBANO: empresas de transporte como Alsa prohíben el que el animal viaje en al habitáculo de viajeros, deben viajar en la bodeja junto al equipaje, un riesgo por calor, aire o que en un accidente el equipaje caiga sobre ellos.

TREN LARGA DISTANCIA, MEDIA Y AVANT: RENFE permite viajar en tren a pequeños animales de compañía, limitando su peso a 10 Kg. Deberán viajar en transportines cerrados y en el AVE, el transportín podrá, previo pago, ocupar una plaza.

Perro en tren

Medidas máximas del transportín 60 x 35 x 35 cm.

Cuando el viajero tiene billete de clase preferente sentada, club, cama preferente, cama gran clase y butaca gran confort, el transporte es gratuíto, el resto pagará el 25% del importe de un billete clase turista.

Para trenes de media distancia y Avant podrá limitarme su acceso por saturación u otros motivos.

TREN DE CERCANÍAS: podrán viajar en ellos siempre que no se oponga algún viajero o produzca molestias al resto de pasajeros. El perro no pagará billete ni deberá ir en un transportín, eso sí, deberá llevar correa y bozal. También podrá limitarse su acceso en ciertos trenes o tramos horarios.

AVIÓN: cada compañía aérea tiene sus normas, todas ellas son similares, puede variar el peso que admiten en cabina, por ejemplo Iberia y Lufthansa admiten hasta 8 Kg incluyendo el peso del transportín o bolsa de transporte. Los perros que superen este tamaño deberán viajar en la bodega y aquí sí establecen características más detalladas para el transportín en el que vayan: ha de ser rígido, de tamaño suficiente para que el animal pueda ponerse de pie, con ventilación suficiente, y en general que cumpla con la normativa IATA.

Perro en avión

Con estas indicaciones ya se puede hacer una idea de qué tipo de transportín necesita para su perro, no obstante, no emprenda un viaje sin ponerse en contacto con su compañía para que le den todo tipo de detalles y especificaciones.