Monthly Archives: agosto 2014

Abrigos y chubasqueros para perros, ¿Cuál necesita el mío?

Grandes, medianos y pequeños, abrigos y chubasqueros para perro…¡Todo un mundo!.

Es lógico que quien tiene un chihuahua o un galgo piense que su perro necesia alguna prenda de abrigo porque ve que pasa frío, así como que quien tiene un labrador o un husky crea que su perro no lo necesita porque son perros fuertes y dotados naturalmente de protección frente al frío e incluso la lluvia. Pero todos coinciden en algo: la comodidad de que su perro no llegue empapado a casa.

Existen abrigos y chubasqueros que aíslan del frío y protegen de la lluvia, distintos diseños y calidades para todos los gustos y bolsillos:

  • Exterior impermeable e interior desmontable o fijo tipo forro polar.

Perro con chubasquero Chubasquero perro con forro polar escocés

Muy práctico para utilizar en temporada de frío y lluvia o sólo cuando llueve sin necesidad de abrigarle innecesariamente si es que el forro interior se puede desmontar.

  • Chubasquero con relleno interior que aisla del frío y de la lluvia. Indicado para perros propensos a tener frío por sus condiciones físicas. No es fácil encontrar tallas para perros grandes pues suelen ser los pequeños los que más los necesitan.

Perro con abrigo rosa Abrigo para perro acolchado

Hay modelos que se cierran a la espalda con corchetes o cremallera y otros que cierran en el vientre. Los hay que cubren sus patas (no son muy bien tolerados por los perros que no están acostumbrados a llevarlos ya que se sienten algo agobiados) y sin patas.

  • Chubasqueros económicos que aíslan de la lluvia. Existen modelos muy económicos que protegen a tu perro del viento y la lluvia, muy sencillos y de calidad básica.

 

Chubasquero transparente para perro Chubasquero transparente

Son muyútiles para cachorros de razas grandes que pronto crecerán y no podrán usarlo mucho tiempo. ¿Para qué gastar más dinero en algo que usará 1 ó 2 meses?. También es práctico para perros que no necesitan protección frente al frío, con el único fin de que no vuelvan a casa completamente mojados.

  • Chubasqueros para llevar siempre a mano, de bolsillo: pueden quedar doblados y metidos en la bolsita que lleva la propia prenda de modo que si estáis de paseo o excursión, la lluvia no os pille desprevenidos.

Perro con chubasquero de bolsillo

Chubasquero perro de bolsillo Chubasquero para perro de bolsillo

Abrigos y chubasqueros para cada perro dependiendo de su tamaño, características físicas y uso que se le quiera dar. Con tanta variedad ¿Quién no tiene uno?.

Perrita recién esterilizada

Día a día del post operatorio de la estirilización de Trini

Voy a contar cómo ha sido el día a día desde la esterilización de mi perra, Trini, para que todo aquel que se decida a hacérsela a su perra se pueda hacer una idea de cómo será la recuperación.

Trini es una hembra de Labrador de 5 años que pesa 37 kg. Llevamos tiempo pensando en esterilizarla dados los beneficios que los veterinarios que hemos consultado nos han dicho que tendrá esta operación en su salud futura, pero siempre nos ha dado pena el hacerlo. Nos hemos decidido porque le ha salido una verruga gigante al lado de una mama que, si a simple vista no parece nada malo, a mi, no me da tranquilidad. Aprovechando la anestesia se la han quitado, así como otra que tenía en la pata.

Día de la operación: hemos quedado a las 9:00, desde ayer a las 22:00 Trini no puede comer ni beber nada. Primero la iban a dar algo para adormecerla y luego la dormirán con gas.

A las 11.00 me han llamado por teléfono para decirme que se ha despertado bien de la anestesia, respiro. Voy a recogerla a las 17:00 y allí está tan contenta aunque algo nerviosa. He acercado el coche hasta la puerta para llevarla a casa y evitar que camine aunque vivo muy cerca y me encuentro con un problemilla porque no soy capaz de meterla con el collar isabelino en el coche y tampoco quiero que salte ni levantarla no vaya a ser que le salten los puntos. Mi consejo, para perros grandes, hacerse de una rampa o invento similar para que pueda subir al maletero o ir acompañados de alguien con suficiente fuerza para poder subirle sin esfuerzo ni tirones. Lo que queda de tarde ha estado algo decaída, sólo podía beber dos vasos de agua y nada de comida porque por la anestesia podía vomitar. La noche la he pasado junto a ella y el único problema que ha surgido a sido controlar el collar isabelino cada vez que se movía.

2º día: amanece contenta, ¡por fin puede comer!, tratamiento por la mañana y por la noche: antibiótico, una pastilla de Aupenclav 500 y curarle con una pomada (me recomienda Conofite que es para perros u otra de este tipo que tenga en casa para humanos, finalmente acordamos utilizar Diprogenta), también me da unas pastillas para el dolor, una vez al día, hoy por si acaso se la doy. El resto del día ha estado bien, la he sacado a pasear dos veces, paseos cortos, me da miedo que le puedan molestar los puntos.

3º día: amanece bien, le doy el antibiótico, la pastilla para el dolor y le curo los puntos con la pomada, hoy ha estado más activa aunque tampoco me he atrevido a hacerla caminar mucho, como el día anterior, dos paseos cortos.

4º día: cuando nos hemos levantado hemos visto que ha vomitado, ha comido bien (ya tiene que estar muy mal Trini para no comer bien), hoy no le doy la pastilla para el dolor por si acaso le pueda hacer daño al estómago, estoy atenta a cualquier signo de posible dolor. Llamo al veterinario para contárselo y me dice que puede que el antibiótico le haga daño al estómago, me recomienda darle Almax media hora antes de la pastilla para proteger su estómago y quedamos en que si vuelve a vomitar la acercaré para que le pinchen el antibiótico ya que no puede dejar de tomarlo.

Transcurre el día sin incidencias, por la noche la doy el Almax media hora antes del antibiótico.

5º día: esta noche ha vuelto a vomitar tres veces, come como siempre con ganas y está contenta, la vuelvo a dar Almax y el antibiótico, a ver que pasa. Hemos salido a pasear ya más tiempo por la mañana media hora y 3/4 de hora por la tarde, sigue en buen estado y los puntos no están rojos ni inflamados.

6º día: esta noche me he quedado a dormir cerca de ella para ver, si vomita, a qué hora lo hace, para comprobar si el antibiótico que le di anoche le llega a hacer efecto o no. A las 6:00 vomita de nuevo un poco.

Por la mañana llamo al veterinario y le cuento, me dice que vamos a cambiar el sistema de comidas, le daremos de comer cuatro veces al día en lugar de dos veces como lo hacemos ahora.

En la primera toma: Almax+comida+antibiótico, segunda toma: comida en pequeña cantidad, tercera toma: comida en pequeña cantidad y noche Almax+comida+antibiótico. A ver si así le sienta bien, si no, definitivamente el antibiótico le hace daño y habrá que pinchárselo. El aspecto de los puntos es muy bueno y su ánimo también, es más, tras vomitar a las 6 de la mañana se ha puesto como loca de contenta pensado que le iba a dar en ese momento de comer.

7º día: hoy estamos muy contentos porque Trini no ha vomitado esta noche, con el estómago lleno se ve que el antibiótico no le ha hecho daño, está contenta y no parecen molestarle los puntos.

Por la tarde a las 6 tenemos revisión con el veterinario, debería ser mañana pero es fiesta y lo hemos adelantado.

El veterinario lo ve muy bien, le comento que veo algo irritados los puntitos por donde pasa el hilo y me dice que es normal. También le muestro la inflamación que veo en una zona próxima a la herida y me aclara que esos son los puntos internos que también lleva y que el organismo reabsorberá en dos meses como máximo . Próxima visita en una semana para, si todo va bien, quitarle los puntos.

8º día: todo normal por la mañana, tampoco vomitó anoche, muestro fotografía del estado de la herida a día de hoy.

herida esterilización perra Labrador

Los días siguientes, sin novedad, noto cada vez la herida más seca y Trini ya hace una vida totalmente normal salvo porque tiene que llevar el collar isabelino.

El estado de los puntos en el día 13: la herida muy sequita y nada inflamada, lo único que noto y que ya me dijeron que era normal son los puntitos rojos por donde pasa el hilo.

 

 

15º día: Vamos a quitar los puntos, Trini va contenta como siempre que va al Veterinario. Pensé que quitar los puntos sería más complicado pero nada más cortar el hilo, salen solos, la herida está perfecta, sólo algún puntito rojo por donde pasa el hilo, acordamos seguir echándole la pomada una semana más para que desaparezcan esos puntitos pero la herida está muy bien, ni roja ni inflamada. También le vamos a dar el antibiótico dos días más.

 

 IMG_1646[2] Trini posando a la salida del Veteninario